¿Sabemos interpretar las etiquetas energéticas de los electrodomésticos?

En la actualidad, son muchos los consumidores que conocen y tienen en cuenta en el momento de compra la información que aparece en la etiqueta energética de los electrodomésticos. Pero para tenerla en cuenta, esta información tiene que estar disponible. ¿Encuentran los consumidores esta información en el punto de compra?

 

VIGILANDO EL CONSUMO DE NUESTROS ELECTRODOMÉSTICOS

Algunos proyectos europeos como MarketWatch, están realizando visitas a los comercios de venta de electrodomésticos y tiendas on line, para ver si realmente las etiquetas están visibles o no para el consumidor. En España estas visitas están siendo realizadas por ECODES.

La realidad en España es que, pese a que en la actualidad la etiqueta energética está mucho más presente en los comercios (los Planes Renove del Gobierno ayudaron mucho a ello), su presencia depende del tipo de establecimiento (sin son especialistas o no), y del tipo de producto.

¿LA ETIQUETA ENERGÉTICA SIEMPRE DICE LA VERDAD?

La información que aparece en estas etiquetas es elaborada  por los propios fabricantes, obligados por la Directiva Europea de Etiquetado Energético, a realizarlas e incluirlas junto al producto para que en el punto de venta la peguen en un lugar visible del aparato.

La responsabilidad de identificar si las etiquetas energéticas de los productos dicen la verdad es del Gobierno de cada país de la Unión Europea. En el caso concreto de España, esta responsabilidad no queda clara si es del Gobierno nacional o autonómico, y como no queda claro, en la práctica ese control es prácticamente inexistente.

Desde la sociedad civil se están haciendo esfuerzos para conocer la realidad de los productos que compramos en Europa con ensayos de productos en laboratorios acreditados para ver si sus etiquetas decían la verdad. Los resultados de algunos de éstos estudios los podéis encontrar en esta sección de la página web del proyecto MarketWatch.

 

>> Imagen: etiqueta energética europea para frigoríficos domésticos A++.