El frío que calienta el Planeta

El pasado mes de julio fue el más cálido desde que se tienen datos, superando en 2,5 °C la media histórica.

Este calor ha tenido algunos efectos colaterales, como el aumento del uso de equipos de refrigeración para poder mantener nuestras viviendas a una temperatura adecuada, desapareciendo de forma masiva de las estanterías de tiendas especializadas y centros comerciales. El aumento del uso de estos equipos de aire acondicionado, los cuales demandan gran cantidad de energía, ha provocado que el consumo de electricidad durante el mes de julio haya aumentado un 11,2 % respecto al 2014, siendo el mes de julio de mayor consumo eléctrico de los últimos 5 años.

Siendo que cada vez es más habitual adquirir este tipo de equipos para enfriar nuestros hogares en verano, y que su demanda de energía es alta, es muy importante que tengamos en cuenta algunos aspectos del etiquetado energético que nos ayudarán a elegir el más eficiente, y que lo que podamos ahorrar al comprarlo, no lo gastemos en unos pocos meses de uso en  electricidad.

La etiqueta energética es la herramienta que nos ayudará a saber si el equipo de aire acondicionado que vamos a comprar, es eficiente energéticamente o no. Actualmente, la clasificación más eficiente que podemos encontrar en el mercado corresponde a A+++. En el lado izquierdo de la etiqueta, se muestra la clasificación energética de refrigeración, y en el derecho, la de calefacción, en función de la zona climática que aplique. A parte de la eficiencia energética la etiqueta también nos informa del ruido que provoca, si miras la parte inferior izquierda podrás conocer el nivel de ruido de la unidad interior y exterior.

Puedes encontrar más información útil sobre el etiquetado energético de productos en la página Web del proyecto europeo MarketWatch: www.market-watch.es