El etiquetado energético llega a las aspiradoras

Ahora también podremos evaluar su eficiencia energética como factor decisivo en la compra.

Las directivas europeas 666/2013 y 665/2013 limitan desde este mes de septiembre el consumo de energía de las aspiradoras a 1600W, y obligan a que todos los aspiradores puestos en el mercado de la UE tengan que suministrarse con una etiqueta energética impresa que, una vez en el punto de venta, debe ser mostrada al consumidor. 

Esta etiqueta es muy útil a la hora de elegir qué aspirador comprar, ya que nos permite comparar las mismas características de aspiración, consumo de energía y ruido entre los diferentes modelos del mercado y por otro lado servirá para que los fabricantes centren sus esfuerzos en mejorar, lo que supondrá una reducción del consumo de energía, y en consecuencia, un ahorro para nuestros bolsillos.