Conectados a la energía

Son respetuosos con el medio ambiente y no emiten gases contaminantes, incluso en su fabricación. Su coste de utilización es muy bajo, poco más de un euro a los 100 km, cuando sus hermanos los diésel tienen un coste de 7,37 euros en la misma distancia. Pueden aparcar en zona azul de forma totalmente gratuita y no necesitan prueba de gases en la ITV. Son silenciosos y tienen una eficiencia energética entorno al 90% frente al 38% de un motor diésel medio, hablamos del vehículo eléctrico. El 76% de los españoles consideran que el vehículo eléctrico es la solución ideal para la movilidad urbana, sin embargo sólo un cinco por ciento lo han utilizado en alguna ocasión.

A pesar de los últimos datos favorables, el uso del vehículo eléctrico no despega en España. El consumidor en las encuestas lo apoya pero sobre el terreno no se decanta por su utilización a pesar de que solo aportaría beneficios para la economía, la creación de empleo y para el medio ambiente.

Desde la Comisión Europea ya se avanzaron en 2013 los numerosos beneficios a la hora de generar una red de transportes más sostenible y limpia en la Unión Europea. Así, el uso y producción de este coche podría crear 700.000 empleos para 2025 además de generar nuevas oportunidades para la industria europea, reforzando la competitividad del continente en un mercado global emergente. Los beneficios ambientales también serían notables porque, según estima la Comisión, esta medida contribuiría al objetivo de reducción del 60% de las emisiones de CO2 provenientes del sector transporte marcado para 2050. Con su uso se reducirían las emisiones de CO2 y disminuiría el consumo de combustibles fósiles de los que Europa es además deficitaria.

También se han propuesto una serie de principios para crear una Directiva que impulse el uso de este vehículo. De momento, se aprobó la Directiva 2014/94/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de octubre de 2014, relativa a la implantación de una infraestructura para los combustibles alternativos. Con objeto de impulsar la inversión en transporte sostenible y respaldar la implantación de una red continua de infraestructuras para los combustibles alternativos en la Unión, la Comisión y los Estados miembros deben apoyar la adopción de medidas nacionales y regionales en este ámbito. Sin embargo no obliga a ningún gobierno a la instalación de un mínimo número de puntos de recarga. Esta Directiva no pretende imponer una carga financiera adicional a los Estados miembros o a las entidades regionales o locales.

En España fabricantes y eléctricas dicen que la movilidad eléctrica es inevitable, siendo una gran oportunidad que afecta a muchos sectores industriales y productivos. El 65% de los hidrocarburos importados en España se usan en el sector del transporte. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE, la electrificación del transporte es sin lugar a dudas una de las medidas que permitirán reducir las emisiones de CO2 en este sector, responsable del 24% de las emisiones de GEI en España. En el caso del vehículo eléctrico, dichas emisiones dependen del origen de la electricidad. En España, con el Mix actual de generación, se consiguen reducciones de un 40%-50% respecto al vehículo convencional. Queda muy claro entonces que sin atajar el problema del transporte no podremos solucionar el problema del medio ambiente.

 

 

Cifras que asustan

Cuando hablamos del vehículo eléctrico parece que es algo reciente, sin embargo, el coche eléctrico fue uno de los primeros automóviles que se desarrollaron, hasta el punto que existieron eléctricos anteriores al motor de cuatro tiempos sobre el que Diesel (motor diésel) y Otto (gasolina), basaron el automóvil actual. Estamos hablando de la década de los años 30, pero del siglo XIX, entre 1832 y 1839.

El General Motors EV1 fue el primer vehículo eléctrico moderno producido por uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo, y el primer vehículo de propulsión eléctrica lanzado al mercado por General Motors en los Estados Unidos. Hoy, a pesar de los beneficios que le acompañan, el coche eléctrico necesita despertar de ese letargo que le rodea y despegar.

Las cifras en cuanto al automóvil tradicional asustan. Nació en 1879, y probablemente poco más de tres décadas después, un millón de vehículos ya circulaban en el mundo entre los años 1912–1913. Sólo un siglo después el parque de vehículos en circulación cerró 2014 superando una nueva meta. En todo el mundo, hay ya más de 1.200 millones de coches en circulación, según los cálculos de la OICA, la patronal mundial del motor. En 2014, último año con datos disponibles, el parque creció un 4,1%, sin duda malas noticias para el medio ambiente.

Norteamérica y Europa continúan siendo los principales mercados del mundo, y entre ambos copan la mitad del parque de automóviles del planeta, con un 26% y un 24% del total respectivamente. Parece que su cuota está bajando mientras China ha duplicado su porción del pastel en los últimos cinco años. El gigante asiático tiene ya unos 150 millones de coches en las carreteras.

Y es que China ha liderado el ranking de ventas y de producción mundial en los últimos años, y siempre con crecimientos. El país asiático cerró 2015 con casi 25 millones de coches producidos y vendidos, según los datos de OICA.

En todo el mundo, se fabricaron 90,6 millones de coches en 2015, un 0,9% más que en 2014, siendo la cifra más alta de la historia. Las ventas mundiales se situaron en 89,3 millones, un 1,4% más que en 2014. El mercado ha crecido casi un 50% en los últimos seis años. España volvió a superar en 2015 el millón de unidades matriculadas y fabricó más de dos millones de coches, quitándole a Brasil el octavo puesto como fabricante mundial de coches.

Con estos datos podemos afirmar que el automóvil se ha convertido en parte integrante de nuestra movilidad, acercándonos a un punto decisivo en la historia del automóvil: la transición del motor de combustión interna a la movilidad eléctrica.

Por eso el año pasado la movilidad sostenible se congratuló cuando se conoció que un millón de vehículos eléctricos modernos plug-in (vehículo híbrido eléctrico enchufable, en inglés plug-in electric hybrid) caminaba por las carreteras de nuestro planeta. El Centro de Energía Solar e Investigación del Hidrógeno Baden-Württemberg (ZSW) ha publicado un estudio según el cual la movilidad eléctrica está logrando avances significativos y ya circulan por el mundo alrededor de 1,3 millones de e-vehículos. Estados Unidos cuenta con la mayor flota, mientras que China fue el país que registró el mayor aumento el año pasado.

Para elaborar el estudio, ZSW ha contabilizado desde los eléctricos puros a los híbridos enchufables, pero no vehículos con hibridación de bajo nivel. Tampoco ha tenido en cuenta camiones, autobuses, ni motocicletas eléctricos. Los datos proceden de la Autoridad Federal de Transporte Automotriz de Alemania (Kraftfahrt-Bundesamt (KBA)- Federal Motor Transport Authority) y de las agencias gubernamentales y organizaciones no gubernamentales de otros países.

 

Noruega 1-España 0

En la implantación del vehículo eléctrico en Europa y en el mundo hay casi tantas velocidades como países. Encabezando el top mundial estaría Noruega, porque concentra la mayor proporción de modelos eléctricos por habitante del planeta. En este país se vendieron casi 75.000 automóviles híbridos y eléctricos en 2015, a pesar de parecer una cifra pequeña, es líder europeo y también uno de los mundiales, sólo superado por EE. UU., China y Japón. Pero como este país europeo tiene una población reducida, de 5,1 millones de personas, resulta que termina siendo la referencia absoluta, porque ostenta la mayor proporción de modelos eléctricos por habitante del globo: 14,7 vehículos por cada 1.000 residentes. No hay otro país que se acerque siquiera a estos registros. EE. UU. va a continuación, y se queda con una tasa del 0,97.

En los cuatro primeros meses del año, las ventas de vehículos eléctricos en el mercado español se han incrementado un 187,3% (Incluye vehículos eléctricos puros, BEV; de autonomía extendida E-REV; e híbridos enchufables, PHEV), llegando a las 1.534 unidades vendidas. Abril, ha registrado un volumen de ventas de vehículos eléctricos de 479 unidades, es decir un 217,2% más que el mismo mes del año anterior, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). Esta es una buena noticia que queda mermada cuando recordamos que en 2009, Miguel Sebastián, ex Ministro de Industria, vaticinó que en 2014 circularían un millón de coches eléctricos en España. Hoy, no se llega a esa cifra ni sumando el total que hay en Europa.

Buceando en el Barómetro realizado por Bosch-ANFAC, la cifra disminuye aún más cuando nos referimos a los vehículos eléctricos puros, (BEV – Battery Electric Vehicle). Es decir cuando su tracción se lleva a cabo solo y exclusivamente con un motor eléctrico que toma su energía de una batería, la cual se carga a través de una toma de corriente. El nivel de emisiones en estos vehículos es nulo en el punto de uso y las matriculaciones en España se sitúan en los 1.342 turismos y todo terreno.

Por años, las ventas de coches eléctricos matriculados en España en 2015 fueron de 2.342 unidades matriculadas (BEV, E-REV y PHEV), máximos históricos, con un crecimiento del 28,5% respecto a los resultados obtenidos durante 2014 en nuestro país. Fue un gran año para los coches eléctricos en nuestro mercado; aunque también lo fue para los vehículos que funcionan con combustibles fósiles, así, después de 6 años, en 2015 se matricularon en España más de 1 millón de vehículos, concretamente 1.034.232 matriculaciones de turismos, el más alto entre los principales mercados europeos, a los que se sumarían 101.069 unidades de furgonetas, derivados de turismo y pick-ups, son datos exactos que provienen de las patronales del sector de la automoción. A pesar de todo las ventas de eléctricos e híbridos en España cerraban 2015 sin alcanzar apenas el 2%, poco más de 20.000 unidades. Lejos del diésel (62,9%) y la gasolina (35,1%).

Anfac ha declarado que la industria del automóvil está apostando por los vehículos alternativos. Los fabricantes están incorporando en su gama de productos vehículos cada vez más eficientes, más respetuosos con el medio ambiente, haciendo uso de todas las tecnologías y combustibles disponibles. Al mismo tiempo, también ha puesto de manifiesto la tendencia que está registrando esta clase de modelos en las ciudades, donde cada vez hay más interés por parte de los clientes, y apunta que las nuevas tecnologías y el vehículo alternativo confirman el cambio en el sistema de movilidad mundial.

En esta contienda ficticia las cifras dan la razón a Noruega. Mientras en España la cuota de vehículos eléctricos puros fue de apenas un 0,2%, en el país nórdico se vendieron 151.000 automóviles nuevos, donde uno de cada siete eran eléctricos, concretamente 26.775 eran vehículos a pilas. Es decir, el 17% de los coches que se venden en este país son de este tipo.

 

¿Por qué en Noruega sí?

Las preguntas se amontonan, pero desde la asociación noruega del vehículo eléctrico ya han empezado a desvelar las claves. La razón principal de las elevadas ventas de vehículos eléctricos en Noruega está en los incentivos fiscales del Gobierno, que permiten que los coches eléctricos tengan precios más competitivos que los de gasolina y gasóleo. Así si un VW Golf está disponible desde 300.000 coronas noruegas (unos 31.500 euros) un e-Golf eléctrico sale por 250.000 (unos 26.500 euros).

El precio de compra podría influir a la hora de decantarse por un vehículo eléctrico en Noruega, al que se sumaría una de las mayores demandas por los usuarios: los postes de recarga. En España, según el Barómetro Bosch-ANFAC, aún se debe seguir prestando atención al número de puntos instalados, ya que solo cuenta con 1.546 frente a los 7.320 de Noruega, los 5.700 de Francia o los casi 4.500 de Alemania. Noruega cuenta con más postes de recarga que gasolineras y además, estos están no solo en las ciudades sino también en las carreteras, lo que permite la utilización de los automóviles eléctricos para desplazamientos largos, pudiendo además recargar el vehículo gratis.

Más aún, los conductores de vehículos eléctricos noruegos se ahorran el Impuesto del Valor Añadido del 25 por ciento, no pagan los impuestos especiales del automóvil cuya cuantía se establece según la motorización y las emisiones, pueden utilizar también sin coste las autopistas de peaje, los ferries y las plazas públicas de aparcamiento.

En el fondo de la cuestión subyace que en Noruega se lo han tomado muy en serio y persiguen a los coches que emiten gases contaminantes. Están vendiendo el petróleo en grandes cantidades para financiar un futuro con una dependencia de las energías fósiles reducido. Según comentaba en el mensual Oro Negro la estratega en Nordea Markets Thina Saltvedt, las energías renovables avanzan rápido, los coches y las máquinas cada vez son más eficientes, podría ser mejor extraer todo el petróleo ahora que dentro de 20 años, quizá para entonces no se necesitará tanto crudo como ahora. En esta ocasión el potencial económico y los ricos recursos naturales noruegos favorecen la expansión del coche eléctrico.

Los expertos Harald N. Rostvik, escritor, profesor y arquitecto, especialista en ecología y sostenibilidad y precursor de los coches eléctricos en Noruega; Petter Haugneland, responsable de comunicación de la asociación noruega del vehículo eléctrico y Francisco Carranza, de Nissan Europa, comentaron en el Congreso Mundial sobre el Vehículo Eléctrico, EVS27, celebrado en noviembre de 2013 en Barcelona, que el país escandinavo conforma una de las sociedades más avanzadas y con mejor economía del mundo, con lo que la conciencia social se alía así a los presupuestos desahogados, y crea una de las mejores bases de partida posibles. Es el tercer país exportador mundial de petróleo (por detrás de Rusia y Arabia Saudí), potenciando sus ingresos, y además consigue producir el 98% de su electricidad de una forma limpia, aprovechando su abundante infraestructura de generación hidráulica (presas, saltos de agua). La producción anual llega a 130 o 140 TWh (Teravatio-hora), y parece sobrar electricidad. Según el gobierno, aunque todo el parque móvil particular fuera eléctrico, bastarían cinco TWh/año para cubrir la demanda de energía que provocarían estos coches. ¿Se podría trasladar este modelo de producción a España, el país del “impuesto al Sol”?

 

A otro ritmo

La consultora Monitor Deloitte ha fijado el camino que España debe seguir para cumplir con los compromisos contra el cambio climático acordados en París. Así en la ruta que marca este informe se reconoce que el desarrollo de los coches eléctricos en España, al igual que en el resto del mundo, es residual. En el informe Un modelo energético sostenible para España, presentado por la consultora el pasado mes de marzo, se recomienda hacer una penetración brutal del coche eléctrico. El gran obstáculo ahora sería la falta de puntos de recarga, algo que debe cambiar. El informe establece que en 2050 todos los vehículos deberían ser eléctricos. En 2030 deberían representar ya entre el 7% y el 10%, lo que supone vender 750.000 vehículos eléctricos al año.

Esto sería lo ideal, pero España lleva otro ritmo. Avanza, pero despacio. Según reconoció Mario Armero, Vicepresidente Ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) en el “Simposio internacional sobre el vehículo eléctrico”, celebrado el verano de 2014 en Santander: “España tiene todavía una cuota muy baja en las ventas del vehículo eléctrico. Sin embargo, como una pieza importante de la reindustrialización, España debe potenciar la presencia de estos vehículos en nuestro mercado y también en la fabricación”, con una gran paradoja ya que “España es una potencia en la fabricación de vehículos eléctricos. Se han fabricado ya más de 16.000 unidades de cinco modelos de vehículos eléctrico”.

Sin embargo, al ciudadano español parece que le cuesta decidirse por el que podría ser el rey de la movilidad sostenible privada. Pero no es eso lo que dicen las encuestas. Según se desprende de las conclusiones del estudio “II Radiografía de los hábitos de movilidad de los españoles” que ha llevado a cabo el Foro de la Movilidad, promovido por la empresa y plataforma de investigación Alphabet y presentado el pasado 28 de septiembre, el 76% de los españoles consideran que el vehículo eléctrico es la solución ideal para la movilidad urbana, aunque sólo un cinco por ciento de los entrevistados lo han utilizado en alguna ocasión.

Los datos también recogen la disposición de los ciudadanos españoles a utilizar un coche eléctrico, ya que el 71 por ciento lo usaría. Asimismo, refleja como el 88 por ciento de los españoles entre 18 y 30 años estarían dispuestos a conducir este tipo de vehículo. Entre otras muchas cosas, el informe señala que el 55% de los ciudadanos cree que cambiará sustancialmente nuestra manera de desplazarnos en un futuro. Entre los principales cambios, el 43% visualiza un mayor uso del transporte público, el 23% augura mayor implantación del coche eléctrico y el 19%, un mayor uso de la bicicleta.

En este sentido, la directora general de Alphabet España, Rocío Carrascosa, ha indicado que es pronto para hablar de tendencias, pero que la gente joven comparte cada vez más el coche y que las industrias tienen ya vehículos eléctricos o híbridos enchufables para esta generación. También señala que para cumplir los compromisos de las cumbres internacionales, donde las ciudades tienen que reducir emisiones de CO2, el vehículo eléctrico o los combustibles alternativos ayudarán a alcanzar este objetivo.

Fomentar su despegue

En el “Simposio internacional sobre el vehículo eléctrico” celebrado en Santander, se barajaron muchas de las claves para ver despegar este medio de transporte limpio. Los expertos participantes repasaron los principales puntos de interés en la situación actual del mercado del vehículo eléctrico y en el desarrollo futuro en España y en el contexto europeo. Un producto en el que convergen tres sectores clave en la economía española: la industria de automoción y el sector eléctrico, unidos por la industria de bienes de equipo eléctricos y electrónicos. Las principales empresas automovilísticas y eléctricas y las asociaciones de referencia de dichos sectores (ANFAC, SERNAUTO y SERCOBE) aportaron sus visiones estratégicas.

Por parte de los fabricantes Mario Armero, de ANFAC, advirtió que precisamente por la importancia de nuestro país como fabricante de vehículos eléctricos, la necesidad de reindustrialización es cada vez más urgente para aprovechar esta ventaja, gracias al crecimiento de los mercados paralelos que suministran al principal y la consiguiente creación de puestos de trabajo. Hizo hincapié en la tendencia creciente de las ventas de vehículos eléctricos que podría ser muy superior con una correcta implantación de las ayudas, que no se ha conseguido hasta ahora.

En este sentido desde ANFAC se plantea un nuevo plan de impulso del vehículo alternativo que pasa por los incentivos a la compra, como los existentes actualmente, pero gestionados correctamente para no generar incertidumbre en el mercado. Recomiendan desarrollar la infraestructura de recarga en domicilios y aparcamientos públicos, para lo que es necesario aprobar la legislación de forma inmediata, obligando a incluir una preinstalación de recarga en la edificación nueva, facilitando la recarga a almacenes y supermercados que quieren ofrecerlo como un servicio más, incluso sin cobrar por ello. Considera muy importante establecer ayudas para la instalación de puntos de recarga independientes de la compra de los vehículos; generar políticas de movilidad urbana como la gratuidad de aparcamiento, carriles especiales, acceso a zonas restringidas; incentivar la incorporación de vehículos eléctricos a las flotas públicas, para darles visibilidad y una exención del pago del impuesto de circulación y del IRPF a las empresas, como sucede en 17 de los 28 países de la UE dentro de las ayudas a la adquisición.

Juan Luis Plá, Gerente para asuntos externos de Nissan International, hizo especial mención al enorme gasto de la Unión Europea en importar combustibles fósiles, más de 1.000 millones de euros diarios y al déficit energético español, que ronda los 40.000 millones de euros al año, por eso considera que el vehículo eléctrico es clave para reducir esta dependencia energética.

Los expertos reconocen que el mayor potencial del vehículo pasa por la posibilidad de nutrirse de energías renovables sin necesidad de utilizar energías contaminantes. El petróleo dejaría de tener tanto protagonismo y se podría estar en la línea de los Objetivos 20/20/20 que tiene la UE para 2020. La Comisión Europea podría romper así el círculo vicioso que impide un mayor desarrollo de los combustibles alternativos y convertirse en locomotora de este transporte sino se quedaría detrás de China y Estados Unidos, que planean poner seis millones de vehículos eléctricos en las carreteras de aquí a 2020.

 

La DGT anuncia su apoyo al “Carsharing”

La Asociación Española de Car Sharing, entidad constituida por el conjunto de operadores de Car Sharing de España, ha reunido en su cuarta conferencia anual a las administraciones y entidades públicas con expertos nacionales para abordar el presente y futuro de la movilidad compartida.

Respiro Car Sharing y el resto de operadores han contado en esta cita con la participación de representantes del Ayuntamiento de Madrid, Comunidad de Madrid, Ministerio de Medio Ambiente, Dirección General de Tráfico o CC.OO. e invitados como la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), la Federación Española del Taxi (Fedetaxi) o Buchanan Consultores, especialistas en análisis y planificación de sistemas de transporte, entre otros.

Entre las novedades que ha anunciado la DGT caben destacar que a partir de septiembre los vehículos de car sharing estarán conectados a una central de datos que identificará a cada uno de ellos y les asignará determinados privilegios según su grado de implicación en el proyecto de movilidad sostenible, con el objetivo de reducir las emisiones, minimizar las congestiones y cumplir la hoja de ruta de cero fallecidos y lesionados. Adicionalmente, la DGT considera habilitar en un futuro próximo medidas adicionales como una guía de buenas prácticas en car sharing para municipios y la libre circulación de este tipo de vehículos en los carriles Bus-VAO.

Desde la Asociación Española de Car Sharing se recibe este anuncio con entusiasmo a la vez que los diferentes participantes han recalcado la importancia de una mayor involucración por parte de las administraciones públicas para el éxito de estas iniciativas de movilidad. Así, Guillermo García Perrote, representante de ANFAC ha destacado que “el carsharing es eficiente, profesional y bueno para todos; sustituye coches privados e implica una movilidad más fluida. Estas iniciativas son buenas cuando hay colaboración público – privada”.

Por su parte, el secretario técnico de la Federación Española del Taxi, Emilio Domínguez, ha asegurado que “el carsharing es una ventaja para los usuarios y no supone un competidor del taxi, sino un complemento en la medida en que elimina vehículos particulares de la circulación”

 

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE)  comenta…

  • Las matriculaciones de vehículos eléctricos en España han experimentado un fuerte crecimiento en el primer cuatrimestre en nuestro país, habiéndose alcanzado 1.534 matriculaciones hasta  finales del mes de abril, del orden de las matriculaciones que se produjeron en todo el año 2015.  Sin embargo, aunque existe una lectura positiva en cuanto a que el despegue de la electrificación del transporte es un hecho y veremos avances muy significativos en los próximos 3-4 años, no hay que olvidar que este repunte de las matriculaciones en este cuatrimestre, en particular, está muy vinculado a la línea de ayudas MOVEA. Para tener un dato más real del avance y despegue de la movilidad eléctrica en España, habrá que esperar a disponer de la cifra de matriculaciones anuales a 31 de diciembre de 2016.

  • El  IDAE trabaja para el desarrollo y uso del vehículo eléctrico, por eso desde el año 2010, año en que se aprueba la Estrategia Integral de Impulso al Vehículo Eléctrico, ha tratado de conocer la problemática y barreras a la promoción de la movilidad eléctrica. Participa en proyectos piloto, grupos de trabajo con empresas y otras administraciones, edición de guías específicas para ciudades y empresas, firma de  Convenios de Colaboración con Asociaciones del sector para poner en marcha actuaciones de promoción y difusión y finalmente, la gestión de los programas de ayuda MOVELE 2014 y 2015 que les ha aportado un conocimiento más profundo del sector. Su idea es seguir trabajando en esas mismas líneas de trabajo.

  • El IDAE reconoce que ahora mismo el precio del vehículo es una de las barreras a su despegue. Si el precio es competitivo, dado que el coste de uso es muy favorable al vehículo eléctrico (menor coste económico en consumo, menor coste de mantenimiento, menor coste de aparcamiento y peajes por bonificaciones locales,…) sería atractivo para el ciudadano su adquisición y este sin lugar a dudas reaccionaría. Es importante que se siga trabajando, de manera coordinada, en las ventajas y bonificaciones que actualmente están ofreciendo muchos Ayuntamientos en sus áreas urbanas.
    El vehículo eléctrico, con las prestaciones que ofrecen actualmente los modelos a la venta, tiene un gran potencial de penetración en el parque circulante, para uso urbano y metropolitano.

  • Como antes se indicaba, es cierto que las matriculaciones de vehículos eléctricos en España han experimentado un fuerte crecimiento en el primer cuatrimestre en España, vinculado a las líneas de ayuda, pero aun así, los vehículos eléctricos representan una parte muy pequeña del parque total.

  • La electrificación del transporte es sin lugar a dudas una de las medidas que permitirán reducir las emisiones de CO2 en el sector transporte, responsable del 24% de las emisiones de GEI en España. En el caso del vehículo eléctrico, dichas emisiones dependen del origen de la electricidad. En España, con el Mix actual de generación, se consiguen reducciones de un 40%-50% respecto al vehículo convencional.
    Una de las razones por las que los fabricantes de vehículos están introduciendo modelos eléctricos puros (BEV) en sus cadenas de producción es porque les permite cumplir con los objetivos de reducción de emisiones de CO2 establecidas según Reglamento (CE) 443/2009  para los vehículos turismo.

  • El vehículo eléctrico presenta múltiples ventajas: (1) permite  cumplir con los requisitos de calidad del aire en las ciudades señalados por la Directiva 2008/50/CEE, (2) aporta mayor eficiencia energética en el transporte por carretera, (3) permite gestionar la demanda y aplanar la curva de carga del sistema eléctrico, optimizando la potencia de generación y (4) permite reducir la dependencia de los derivados del petróleo, si aumenta la penetración de energías renovables en el mix energético.
    Sin lugar a dudas, el consumo de energías renovables es una de las ventajas que presenta su penetración en el parque circulante, pues reduce nuestra dependencia energética, y esta ventaja irá teniendo más relevancia según se incremente el uso de los vehículos eléctricos.

  • El etiquetado que recientemente ha anunciado la Dirección General de Tráfico que clasifica los vehículos en base a su potencial contaminador, favorecerá la introducción de los vehículos eléctricos dado que disfrutan de la etiqueta “Cero emisiones”, que podrá ser utilizada por los Ayuntamientos para dar beneficios o imponer  limitaciones a los vehículos circulantes en medio urbano en función de su potencial contaminador.

  • Creemos que todavía falta mucha información al ciudadano. Desde falsos mitos que hay que desterrar, hasta información práctica de cómo disponer de un  punto de recarga vinculado en su vivienda habitual. Ha habido una labor de difusión importante en los últimos años pero aún, la mayor carga de publicidad de los propios fabricantes sigue dirigida a los vehículos convencionales y ésta es la que más llega al ciudadano y a las empresas.
Equipo y patrocinadores