La congestionada ciudad de Madrid apuesta por la bici eléctrica

El 23 de junio de 2014 arrancó el servicio de BiciMAD en la ciudad de Madrid, una de las grandes capitales europeas donde el uso de la bicicleta brillaba por su ausencia. Un servicio prestado al 100% con bicicletas eléctricas, práctico, sencillo y ecológico como comentan desde la Web del Ayuntamiento de la capital.

<< Imagen: Bonopark

El objetivo de BiciMAD es proporcionar un elemento alternativo de transporte limpio y saludable al ciudadano y fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad. El sistema lo componen 2.028 bicicletas, 4.116 anclajes y 165 estaciones y está implantado ya en 8 distritos del centro de la ciudad, aunque la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, recomendó el pasado mes de abril, que debería utilizase más allá de la almendra central, para que llegase incluso a las universidades. A día de hoy este servicio de bicicleta eléctrica cuenta con más de 50.000 abonados y alcanza los 10.000 usos diarios de lunes a viernes en invierno, una cifra que casi se duplica en verano.

BiciMAD destaca por el empleo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación para mejorar la experiencia del usuario y por mantener una plataforma interactiva mediante la propia base, la Web y dispositivos móviles.

Para hacerse usuario de este servicio hay que apuntarse en su Web, en las oficinas del Ayuntamiento de Madrid, en la app móvil oficial, llamando al teléfono 010, o en las propias estaciones de BiciMad. Aquí nos darán un código por email o SMS que nos permitirá conseguir la tarjeta en cualquier tótem habilitado, una tarjeta personal e intransferible.

La tarjeta de socio cuesta 25 euros al año (15 euros si se dispone de Tarjeta Transporte Público). En ella debemos recargar saldo para que se vaya descontando en cada uso. Podemos hacer recargas desde 10 euros.

El uso ocasional del servicio se contrata mediante tarjeta bancaria en el tótem de la estación. El usuario ocasional tiene que seleccionar en el tótem una tarjeta de un día, tres días o cinco días. Esta tarjeta es gratuita y le permite retirar la bicicleta las veces que quiera durante el periodo de validez de la misma, realizándose el cobro que corresponda por los tiempos de uso efectuados al final de dicho periodo de validez.

Como garantía del cobro, al expedir el tótem la tarjeta, queda bloqueado un importe de 150 € en la disposición de saldo de la tarjeta bancaria ("pre-autorización") que se desbloquea cuando se ha realizado el cargo en la tarjeta bancaria del importe que corresponde por los tiempos de uso efectuados. Al igual que en el abono anual, la tarjeta ocasional es de uso personal e intransferible y el seguro sólo cubre al titular del abono.

A partir de este momento, el abonado simplemente tiene que acercarse a cualquiera de las bases de BiciMAD para disfrutar del servicio, siempre y cuando disponga de saldo en su tarjeta. La consulta de saldo y la recarga se puede hacer en la Web de Bicimad.com.

Un tótem tecnológico

La Booster Bike es una bicicleta a la que se añade tecnología eléctrica que proporciona al usuario asistencia en el pedaleo. Al pedalear, el motor eléctrico se activa asumiendo gran parte del esfuerzo que, de manera convencional, asumiría el usuario.

Además de los anclajes y las bicicletas, cada estación dispone, de un punto de información con pantallas interactivas (tótem). Es el elemento de la estación que facilita la interacción con el usuario a través de una pantalla táctil. Desde el tótem, cualquier usuario puede realizar las siguientes funciones, consultar la disponibilidad en tiempo real de bicicletas y de anclajes disponibles en el mapa de estaciones; recoger la tarjeta de abonado anual; conocer el saldo disponible, hacer una recarga e imprimir un ticket con la información sobre el último trayecto; reservar un anclaje libre en la estación más próxima a su destino, que genera una bonificación de 0.10 euros a descontar sobre el importe del trayecto; contactar con el servicio de Atención al Cliente para notificar incidencias e inscribirse como usuario ocasional del sistema BiciMAD.

 

Imagen: Bonopark

Ciudad congestionada

La ciudad de Madrid se enfrenta a un acuciante problema de movilidad generado por un modelo territorial desordenado que obliga a realizar desplazamientos largos y costosos para satisfacer las necesidades cotidianas, sobre todo en los nuevos barrios. Y por un parque automovilístico que cuenta aproximadamente con 1,7 millones de vehículos (datos de 2014). A esto hay que sumarle los más de 2 millones de desplazamientos que se producen en la ciudad diariamente en vehículo privado. Esto solo tiene una traducción: atascos, contaminación y accidentes.

BiciMAD es una de las medidas propuestas y llevadas a cabo tanto por los ciudadanos como por el ayuntamiento, entre los que también se incluyen el Car-sharing (Car2go); la iniciativa municipal “Muévete por Madrid, en colaboración de la EMT, para la que se ha diseñado la Web (www.muevetepormadrid.es) que ofrece toda la información necesaria para moverse por la ciudad. Información detallada sobre cada tipo de transporte disponible: tren, bici, coche, autobús, taxi, metro, moto y caminar; y sobre la accesibilidad para personas con movilidad reducida. Los aparcamientos disuasorios, forman parte también de estas medidas, utilizados para reducir los atascos monumentales que se producen cada día a la entrada de la ciudad. El Servicio de Estacionamiento Regulado y desde abril de 2015, la circulación de turismos no contaminantes (eléctricos e híbridos enchufables) por el Bus-Vao de la carretera de La Coruña (A6) con solo un ocupante también se suman a este pack de medidas.

La peatonalización del centro histórico, las Áreas de Prioridad Residencial (APR) y la Distribución Urbana de Mercancías (DUM), son algunas de las medidas que acompañarán a nuestra bicicleta eléctrica para poder gozar de un Madrid “más limpio” y con menos contaminación. Según estima el Ayuntamiento de la capital, si se lograse derivar un 10% de ese tráfico privado al transporte público (lo que supone sacar de la circulación 100.000 coches), se ahorrarían 210.000 litros de combustible al día y 4.625.000 euros al mes, además de emitir 40 toneladas menos de monóxido de carbono y 400 toneladas de dióxido de carbono al día.

Equipo y patrocinadores