El taxi eléctrico es la mejor opción para una nueva ciudad

El taxi eléctrico es ya una realidad en España y Barcelona está a la cabeza de este medio de transporte, tanto que han organizado una emisora de radio con la que ofertan una de las flotas de vehículos más sostenibles de España.

En septiembre de 2014 se matriculó la primera furgoneta eléctrica para servicio de taxi en Barcelona, ese año también Carles Casanovas se convirtió en el primer taxista barcelonés que comenzaba a trabajar con una furgoneta reconvertida en vehículo para pasajeros.

Casanovas reconoce que esto es un negocio, antes de elegir el vehículo hay que tener muy claro su rentabilidad, aunque para “mi se trató de una oportunidad única sobre todo cuando tienes unos principios”. Cualquier profesional reconoce que trabaja para ganar dinero, y más en el sector del taxi, que basan su beneficio en la rentabilidad que le sacan a su herramienta, que no es otra que su vehículo. Desde el momento en que este taxista catalán comprobó que podía hacer cargas rápidas en 25 minutos de parada, en uno de los 25 puntos que existen en la ciudad condal o en uno de los 380 que existen para cargas semirrápidas, comprobó que la rentabilidad era posible, “además de ganar dinero, he ganado en calidad de vida reduciendo la jornada de 14-15 horas a sólo 12 horas al día y encima no contribuyo a aumentar la huella de carbono”.

Colaboración público-privada

En 2015, el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña comenzó a trabajar para que en el año 2020 el 15% de los taxis metropolitanos sean eléctricos y el 50% con combustibles alternativos. Sólo en agosto de ese año otorgó ayudas por valor de 150.000 euros para la adquisición de vehículos eléctricos y de muy bajas emisiones de NOx y partículas dentro de la flota de taxis. Con el objetivo de favorecer la sustitución de los vehículos diesel de uso intensivo en entornos urbanos con niveles altos de contaminación por óxidos de nitrógeno (NOx). Una medida que se enmarca dentro del Plan de actuación para la mejora de la calidad del aire de la aglomeración urbana de Barcelona (PAMQA Horizonte 2020).

Por un lado, el Departamento destinó 80.000 euros a la adquisición de vehículos eléctricos. En concreto, 4.000 euros por vehículo, a los 20 primeros vehículos eléctricos que se incorporaron a la flota del taxi durante el año 2014 y que operan en los 40 municipios metropolitanos con superaciones persistentes de los óxidos de nitrógeno.

En lo tocante a fabricantes de vehículos, la DGCA colabora con SEAT para sacar adelante el Seat León con gas natural que se fabrica en Martorell; y con Nissan Motor Ibérica para promover la demanda del vehículo eléctrico e-NV200 fabricado en la Zona Franca desde el año 2014. Dentro de la plataforma público-privada LIVE, la DGCA también colabora con la empresa catalana Circutor, líder mundial en la fabricación de infraestructura de recarga eléctrica.

Emisora ecológica

Carles Casanovas ha desarrollado junto con el resto de taxistas que trabajan con vehículos que contribuyen al transporte sostenible de Barcelona una “radio emisora verde”, “la primera de España” dice Casanovas. Desde luego, Carles trabaja un buen número de horas pero disfruta con lo que está haciendo. Espera que esta iniciativa del taxi eléctrico en Barcelona sea ejemplo para el resto de taxistas de otras ciudades españolas, y porqué no, sea también ejemplo para el resto de los usuarios.

En taxiecologic.com se definen como una empresa comprometida con el mejor servicio de taxi y con la sostenibilidad de la ciudad. Unos emprendedores que entienden las necesidades de los profesionales y las empresas con la misión de ofrecer una movilidad a la altura de las necesidades de una ciudad como Barcelona: cosmopolita, abierta y sostenible. Única compañía de taxi certificada según normativa ISO 14001 (Norma de Gestión Medio Ambiental) gracias a que las emisiones de todos sus vehículos están por debajo de las establecidas por la UE para el 2020.

Avalados por este mensaje seducen a los particulares y se reúnen con las grandes empresas que les pueden suministrar clientes, a los que les ofrecen también su propia APP. Disponen de una flota de 300 coches de última generación en la que por supuesto se incluyen los 28 taxis eléctricos de la capital catalana. Con esta herramienta demuestran que ellos también colaboran para no emitir gases de efecto invernadero. Además con este servicio las empresas pueden contribuir a reducir su huella de carbono.

El taxi eléctrico es la mejor opción para una gran ciudad. La diferencia entre Barcelona y Madrid por ejemplo, en cuanto al número de vehículos, radica en los puntos de carga, en las infraestructuras. “Pon infraestructuras y los coches crecen solos”, concluye Casanovas.

 

Carles Casanovas al volante. Primer taxista barcelonés que conduce un taxi eléctrico.

 

Una lista de “eléctricos”

La Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE) ha publicado una interesantísima recopilación con todos o casi todos los taxistas que en España usan para su trabajo un coche eléctrico.

En este listado además de descubrir que son muchos más de los que pensábamos, vemos que la variedad de modelos también es cada día mayor. Lo mejor de todo es que además de poder conocer el nombre y el modelo que utilizan, podemos acceder a sus datos de contacto profesionales para poder solicitar sus servicios en caso de desplazarnos a la ciudad donde están radicados.

Repasando el listado podemos encontrarnos como no podía ser de otra forma al pionero del gremio, Roberto San José, que sigue recorriendo kilómetros con su LEAF en Valladolid. La gran sorpresa, agradable, es la presencia de la primera mujer a los mandos de un taxi eléctrico en España, Ana Mª Molina, que trabaja en Barcelona a los mandos de un BYD E6.

La capital catalana acoge a la mayor oferta de taxis eléctricos. Pero también podemos encontrar representantes en Madrid, Zaragoza, Sevilla, Bilbao, Valladolid, Pamplona, Asturias, Granada y Teruel. En el listado aparecen los nombres, apellidos y la marca del vehículo. Recuerdan que el precio de la carrera es el mismo que el de un taxi convencional, pero el confort y las sensaciones son completamente diferentes y extraordinarias, además no emiten CO2 ni partículas nocivas para el medio ambiente.

Equipo y patrocinadores