Otras maneras de hacer turismo. Empresas que apuestan por la innovación.

Otras maneras de hacer turismo

Con la llegada del verano las opciones de viajar se multiplican. Pero a la hora de elegir destino podemos establecer criterios de selección medioambientales y optar por unas vacaciones diferentes y más saludables apoyando a empresas que han hecho una apuesta decidida por su eco-innovación.

El turismo está batiendo records este año en el sur de Europa y el sector sirve en España, donde alcanza más del 10 % del PIB, para contrarrestar en gran medida el déficit comercial. Las cifras de aumento neto afectan también al turismo rural, donde se va extendiendo el principio de sostenibilidad y respeto al medio ambiente.

El auge del turismo rural, que registra una buena salud en el espacio cercano e integrante de la cadena montañosa de los Pirineos, es clave para el mantenimiento de las zonas rurales por lo que le convierte en si en un factor clave para la sostenibilidad. Y esta sostenibilidad se fundamenta en unos modelos de gestión y explotación que se ajustan a la conservación y mejora del patrimonio natural y cultural de los territorios. Es precisamente esta cuestión por la que apuestan los últimos informes sobre la calidad del sector: “El turismo debe replantearse su situación y definir nuevos productos y servicios ante una demanda social de productos ambientalmente responsables”.

Nuevas empresas están marcando esta línea en los últimos años. Tal es el caso de Terre de Pastel, cerca de Toulouse, una iniciativa, con hotel museo y spa, que busca recuperar no solo la gastronomía o el disfrute de la naturaleza, sino también algo como el color. Por eso se dedican a extraer e investigar sobre los pigmentos de las plantas para que resurja la tonalidad del azulete. Como evoca Sandrine Bannessy, “si existe una conciencia pública con respecto a los alimentos y empieza a existir en los cosméticos, la coloración es también un camino a andar con unas propiedades hasta ahora desconocidas”.·

Economía y medio ambiente

alguVincent Fonvielle,Es dentro de esta filosofía donde se enmarca el proyecto europeo Eneco2 que trabaja en las regiones francesas y comunidades autónomas españolas de Aquitania, Midi Pyrénées, Navarra, La Rioja y Aragón. Al calor de este proyecto, se han gestado intercambios y herramientas encaminadas al establecimiento de relaciones directas para desarrollar proyectos conjuntos y sinergias destinadas a la mejora de la economía y el medio ambiente. El proyecto Eneco2 de la Unión Europea persigue, por tanto, dotar de herramientas a las pymes interesadas en el desarrollo de la eco‐economía y la cooperación transfronteriza. Este proyecto está incluido en el Programa de Cooperación Territorial España-Francia-Andorra 2007-2013. De esta forma se ha construido un catálogo o caja de herramientas para la eco‐innovación (cómo hacer, cómo mejorar) y se ha creado un espacio de identificación, localización y conocimiento mutuo en materia de eco-innovación, medio ambiente y RSE.

En este número se cuentan numerosas iniciativas de un turismo sostenible y responsable o por lo menos de la voluntad de muchos empresarios de hacer este principio realidad, como único medio de que la naturaleza siga contribuyendo al equilibrio ambiental y al desarrollo económico. Bajo esta filosofía desarrolla su trabajo la organización francesa Agir pour un Tourisme Responsable (ATR) que agrupa a numerosas empresas  del turismo de aventura, y que, tal como apunta Émy Fourasté, “fue la catalizadora de una conciencia colectiva: la necesidad de proteger los valores de nuestra industria, la aventura».

Generación de empleo

El turismo de calidad, de naturaleza rural o agroturismo permite, en el caso de realizarse una gestión adecuada, generar empleo y beneficios económicos en la población local, puede asentar población en determinadas zonas rurales y representa un motivo extra para el mantenimiento y pervivencia de algunas tradiciones y costumbres con gran arraigo social, que pueden, a su vez, constituir un incentivo para la conservación.

Pero además de una gestión sostenible supone una reducción de costes, un privilegio. Así lo destaca Alberta, de la casa de turismo rural Kaaño Etxea: “Resulta gratificante porque se lleva a cabo una labor beneficiosa para los seres vivos, que contribuye a mantener y ayudar a la Madre Tierra, el Planeta, el Ecosistema’.

Y el ahorro económico es algo a tener en cuenta. Bien lo sabe Mauri, del Hotel Besaro en Navarra, quien considera que una caldera sostenible frente a una convencional puede suponer en un año la mitad del coste.

Los retos

Es necesario en la actualidad solventar algunos cuellos de botella tal como se recoge en las conclusiones del V Congreso Internacional de Turismo rural celebrado el pasado mes de febrero en Navarra. Entre otros problemas figura: “la escasez de productos adaptados a nuevas demandas; la falta de inteligencia de mercado sobre los nuevos perfiles de la demanda; la carencia de innovación y especialización en producto; la falta de canales especializados de promoción y comercialización; y la escasez de profesionales de ecoturismo especializados en interpretación del patrimonio y con idiomas extranjeros”.

Por su parte desde el sistema de certificación Travelite se insistió en que existe unanueva era del ecoturismo frente al crecimiento y los impactos. Para Travelite: “2014 es el año del beneficio del turismo hacia las comunidades locales, y con ello tienen mucho que ver los sistemas de sostenibilidad para los destinos turísticos y para las empresas de turismo rural y ecoturismo”. “Estos sistemas –se añade en la ponencia del Congreso- cada vez tienen más en cuenta el componente social y local del desarrollo turístico”.

La sostenibilidad se fundamenta en unos modelos de gestión y explotación que se ajustan a la conservación y mejora del patrimonio natural y cultural de los territorios.

La originalidad, la innovación, el mínimo impacto de la huella de carbono y el encuentro de experiencias son algunas de las cuestiones impulsadas por la organización“Agir pour un Tourisme Responsable (ATR)” de la que forma parte Vincent Fonvielle, como responsable del tour operador dedicado a senderismo y aventura situado en la localidad francesa de Midi Pyrénées, Arrens-Marsous.

Rigidez normativa

Esta apuesta no resulta fácil pues el empresario turístico no siempre tiene recursos para, por ejemplo, cambiar la caldera o un cambio general de las infraestructuras energéticas. Por otro lado y a esta tesis se apunta Iosu, de Fincas Sarbil en Navarra. “En España, a diferencia de Francia, no se cuenta con tratamientos específicos que puedan sortear las trabas de un excesivo control apropiado para la industria, pero desproporcionado para productos artesanales como mermeladas, quesos o derivados cárnicos. Las normas llegan a ser tan estrictas en España que una empresa de turismo rural no puede servir a sus clientes los huevos o conejos de sus corrales.

“Cuando hemos visitado otros países de Europa sobre todo Francia –dice Iosu de fincas Sarbil-, vemos que el tema ecológico se trata de diferente manera por todos, administración, consumidor “.

Amador Sánchez, viajero y descubridor de quesos por el mundo, “no puede olvidar los días compartidos con un pastor cuidando sus cabras y luego elaborar queso con él o desayunar unos huevos del corral del propio alojamiento”. Reconoce, sin embargo, que “el entramado de normas impide en muchos casos apreciar con los cinco sentidos la tradición y el patrimonio gastronómico”. Sánchez se refiere a las dificultades, por ejemplo, de rentabilizar los quesos artesanales, huevos de corral o la carne de pollo o conejo de una explotación familiar, “ante la existencia de unas normativas muy estrictas”. “Esta dificultad -dice Amador Sánchez- es especialmente notoria en España y no ocurre así en otros países vecinos. Y no logro entender por qué”.

Es esta cuestión un paradigma claro de la falta de adecuación de las políticas globales a una realidad concreta que favorezca el impulso de los negocios que apuestan por un desarrollo sostenible y que afectan a su entorno. Junto a la necesidad de una interpretación más flexible de la normativa, el reto es seguir avanzando en la concienciación de emprendedores y usuarios en la ecoinnovación y la RSE.

Por último cabría apuntar que en España sería necesario homologar las distintas denominaciones con que cuenta el turismo rural, tantas como comunidades autónomas existen. Para Francisco Parra, presidente de la Asociación de profesionales de turismo rural (AUTURAL), a pesar de los intentos existentes, el último del Ministerio de Agricultura, la armonización no se ha logrado. Parra no duda de la buena voluntad desarrollada por las diferentes comunidades autónomas, pero recalca que “al trabajar con diferentes nomenclaturas se dificulta enormemente la estrategia de promoción exterior”.

 

Rafael Bardají

 

Eneco2, sinergias para mejorar la economía y el medio ambiente

El desarrollo del proyecto Eneco (2009-2011) incluyó la realización de foros de eco-innovación y detectó la necesidad de promover dinámicas transfronterizas de eco-economía y el desarrollo de herramientas concretas que permitan a las pymes identificar, conocer y adquirir los medios necesarios para avanzar en esta dirección.

En la edición de Eneco2, la promoción de intercambios entre empresas y la creación de herramientas constituyen el foco principal de este nuevo proyecto, cuyo objetivo es el establecimiento de relaciones directas para desarrollar proyectos comunes y crear sinergias para mejorar la economía y el medio ambiente.

El proyecto Eneco2 se basa en una plataforma virtual www.eneco2.org que incluye un catálogo o caja de herramientas para la eco-innovación , crea un espacio de identificación, permite la localización y promueve el entendimiento mutuo con respecto a la eco-economía, el  medio Ambiente y la responsabilidad social.

Los socios son El Centro de Recursos Ambientales (CRANA) del Gobierno de Navarra; la Cámara de Comercio e Industria de Midi-Pyrénées (CCI Midi-Pyrénées); Asociación de Empresas de la Merindad de Estella (LASEME); la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES); la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (ADER) y la Agencia para el Medio Ambiente y la Seguridad de Aquitania (APESA).

Objetivos clave de Eneco2: ecoinnovación, intercambio y cooperación

  • FOMENTAR EL INTERCAMBIO, poniendo a disposición de las pymes y los agentes implicados un lugar de identificación, conocimiento e intercambio, a través de una plataforma virtual.
  • CONOCER mejor este ámbito de trabajo, dando dimensión y estableciendo las fronteras que definen la eco-innovación.
  • DESARROLLAR una caja de herramientas útil para poner en marcha medidas de innovación.
  • ACOMPAÑAR a las empresas para que consigan poner en marcha medidas individuales o colectivas, así como cooperaciones transfronterizas.
  • TRANSFERIR información, reflexión y experiencias para generar una dinámica transfronteriza directa entre pymes sobre eco-innovación, medio ambiente y RSE.

El proyecto afecta a las comunidades autónomas y regiones de España y Francia: Aragón, Navarra, La Rioja, Aquitania y Midi Pyrénées.

Equipo y patrocinadores