EDITORIAL Viajar con los cinco sentidos

Llega el verano y con él los días de descanso  que aprovechamos para viajar, visitar otros lugares diferentes a los que solemos frecuentar y hacer otras actividades que nos sacan de la rutina. Pero el viaje no es un paréntesis en nuestra vida. Forma parte de ella. Es una forma de conocer y aprehender mediante la experiencia y la vivencia de cada momento. Por eso, si apostamos por la sostenibilidad en nuestro día a día, los momentos de viaje y vacaciones no pueden quedar al margen. Viajar se convierte en algo que necesita de nuestros cinco sentidos. Y al mismo tiempo, en una magnífica oportunidad para ayudar a transformar nuestro modelo económico y social.

Desde el punto de vista personal, debemos tener presente que viajar debe convertirse en una experiencia vital, y eso implica ser consciente de nuestros actos y de sus consecuencias. No consiste en dejar de hacer aquello que nos gusta, sino hacerlo de forma que comprendamos las consecuencias, maximizando lo positivo y minimizando lo negativo.

En todo el mundo existe ya una red de personas, empresas y entidades que apuestan por un turismo responsable y más sostenible: alojamientos, actividades culturales o de naturaleza, agencias que preparan recorridos de forma distinta, etc. Iniciativas todas ellas que buscan ayudarnos a disfrutar de estos momentos de descanso y descubrimiento mientras ayudamos a desarrollar la economía local, ponemos en valor el patrimonio natural y cultural o potenciamos un modelo de consumo más responsable.

En España, además, esta actividad cobra especial importancia si tenemos en cuenta que el turismo representa más del 15% del PIB y el 16% del empleo según datos de 2014. Si este sector incorporara de forma masiva los criterios de sostenibilidad y responsabilidad, estaríamos dando un paso de gigante.

En el plano internacional, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, el incremento del sector turístico para el 2014 se eleva un 4,3%, con una aportación de 7 trillones de dólares (5 trillones de euros) a la economía mundial. En términos de empleo, prevé que la actividad turística mundial genere 265,8 millones de puestos de trabajo, el 8,9% del total del empleo mundial, incluyendo empleos directos e indirectos. Es, por tanto, un sector estratégico para el modelo de desarrollo y por consiguiente, toda una oportunidad de cambio.

En este número que saluda la llegada del verano, hemos querido difundir una serie de experiencias trabajadas desde el proyecto de innovación empresarial ENECO2 que nos ayudan a vivir de forma más responsable ese momento especial que es el viaje. Una vez más, queremos demostrar que la sostenibilidad esPosible.

Equipo y patrocinadores